La logística está presente en todos los productos que se pueden adquirir en una superficie comercial. Además, es clave para incrementar la eficiencia de una organización. Sin embargo, muchas empresas desconocen cómo la logística de transporte y distribución puede llegar a ser eficiente. En esta entrada se detallan unas claves que vendría bien tener en cuenta para que sea lo más eficiente posible.
Logística de transporte y distribución
Es importante que el producto llegue, a tiempo, al consumidor. Para que esto sea posible, la gestión de la logística de transporte y distribución es vital. Si se tienen en cuenta estas cuatro claves, que se detallan a continuación, será posible la ansiada eficiencia.

 

1. Planificación de rutas

El producto debe llegar lo más rápido posible al consumidor. Las entregas de última milla ganan cada vez más peso. Para ello, la planificación de rutas es vital. Si existen retrasos en los envíos, los clientes pueden, además de irse a otras empresas, quedar insatisfechos.

Contar con un personal, como un jefe de transporte logístico, será de gran ayuda, ya que realizará una planificación excelente. Los productos llegarán en los mejores tiempos posibles.

 

2. Uso de vehículos acordes al producto

Los jefes de logística deben asignar los vehículos acordes para traer la mercancía a la nave. También para los repartos finales, independientemente de que se tenga una propia flota o sea alquilada. Para poder elegir el vehículo idóneo, se debe:

– Pesar y medir la paquetería.

– Establecer cantidades de mercancías exactas para todas las rutas. La distribución de la carga es muy importante.

Conocer las distancias entre los puntos a repartir.

– Saber con exactitud las condiciones de las zonas de entrega. Pueden existir atascos, que la ruta no sea directa…

 

3. Usar métricas puede ayudar a mejorar

Medir puede ayudar no solo a mejorar, también a optimizar. El uso de indicadores como el de rotación de inventarios o el coste de mercancías vendidas, entre otros, será clave. Así, se conocerá si hay muchas o pocas entregas realizadas fuera de tiempo o, por otro lado, saber los costes logísticos. También se puede conocer los días de inventario o la eficiencia del personal que trabaja para la organización.

Tras conocer los resultados se debe pasar al siguiente nivel: realizar los cambios que permitan mejorar.

4. Estrategias en la gestión de la logística y la distribución

Cada estrategia debe tener en cuenta el producto que se esté moviendo. Por ejemplo, si se transportan productos fríos, se debe tener en cuenta la trazabilidad de la cadena del frío. En todos los casos, la seguridad debe primar y, por otro lado, en algunos casos puede interesar apostar por el grupaje. De igual forma, debe existir un plan para atender la logística inversa.

La logística de transporte y distribución, bien realizada, podrá reducir los costes y optimizar tiempos. Si un cliente está insatisfecho, lo más probable es que no vuelva a confiar en la empresa. Además, la imagen se verá dañada. Por eso, hay que buscar la mayor satisfacción.