El almacenaje de producto químicos resulta una operación indispensable para completar los ciclos productivos y las distribuciones comerciales. Pueden surgir acumulaciones temporales de materiales potencialmente peligrosos.
 

Por eso, las empresas deben mantener el control sobre estos materiales que asegure su seguridad y su conservación.
 

Los riesgos y dificultades de almacenar productos químicos

almacenaje producto químicos
 

La logística de la industria química y la de casi cualquier empresa productora de bienes o servicios precisan de abundantes recursos naturales. Entre ellos, pueden estar agentes químicos cuyo mayor riesgo esté en una gran cantidad almacenada.
 
En otros casos, el peligro se encuentra en la posible interacción entre ellos. Por último, algunos pueden generar efectos no deseados en cantidades mínimas. Con la tendencia a la automatización, las exigencias de control se deben considerar desde el mismo momento de la concepción y diseño de un nuevo proceso industrial.
 

Los riesgos observados se clasifican en las siguientes categorías fundamentales:

1. Por la naturaleza química de los materiales acumulados: Tanto por sus propiedades tóxicas, reactivas, contaminantes, favorecedoras de combustión, o de otra índole que obliguen un control permanente.

2. Debido a la forma de manipulación a la que debe ser sometida: Es decir, en el proceso logístico, de transporte, o en la cadena de producción hasta llegar al cliente final. Tanto en la forma de manipulación personal por los trabajadores como en los procesos llevados a cabo por máquinas.

3. Al considerar la interacción peligrosa con las condiciones ambientales: Es cuando la humedad, el fuego, la presión, o el calor pueden iniciar reacciones químicas con efectos no deseados.

4. Para prevenir la adición accidental de materiales a otros de los que deberían permanecer separados: Es cuando el peligro viene de la mezcla accidental y no querida de productos de almacenaje que sean reactivos entre sí.
 

Cómo almacenar químicos peligrosos

 

Para minimizar los riesgos, hay establecidas algunas pautas básicas. Son comunes a cualquier sector de la industria o del comercio:
 

1. Seguimiento de la naturaleza, la cantidad, el estado de conservación y las condiciones de almacenaje de los productos implicados en un proceso logístico: El Reglamento (CE) 1907/2006 obliga a llevar un registro de los datos sobre mercancías peligrosas presentes en un almacén. Los cambios en cantidades, volúmenes, o condiciones deberán aparecer reflejados.

2. Cumplir con las condiciones de infraestructura exigidas para cada tipo de agente químico que se almacena. También se incluyen aquí las revisiones periódicas necesarias para asegurar, en todo momento, el cumplimiento de las regulaciones legales y de calidad del sector que se trate.

3. Análisis y seguimiento de las posibles incidencias con el catálogo de productos integrados en el proceso logístico. Sobre todo, al determinar los riesgos de escenarios poco probables pero posibles.

4. Desarrollar en el programa de riesgos laborales programas específicos de actuación para los trabajadores.

5. Diseñar, mantener y mejorar un plan de emergencias que prevea las acciones que deberán emprenderse en caso de accidente.

Como conclusión, la logística de las mercancías peligrosas integra las medidas de vigilancia, control, prevención y plan de actuación en caso de accidente. Es el mejor modo de mantener seguras, sociales y sostenibles las actividades productivas