Un error común es el de confundir los términos logística con cadena de suministro. Lo cierto es que se trata de funciones distintas dentro de las operaciones de la empresa.

Las actividades propias de la logística desempeñan un papel muy importante dentro de los procesos de almacenaje y transporte. Estos últimos sirven como puente entre las fábricas donde se producen los bienes y los mercados donde estos se comercializan. Así, la logística es en realidad una parte de la cadena de suministro, que sirve para la planificación, gestión y control del almacén.

 

La labor de la logística en la cadena de suministro

 

cadena de suministro
La logística tiene una serie de funciones propias que añaden valor al proceso global de suministro. Estas funciones varían dependiendo del tipo de empresa, es decir, si se trata de una empresa industrial, comercial o de servicios. Sin embargo, aunque se produzcan variaciones en la forma de ejecutar estas actividades, siempre se enfocan en un único objetivo: el movimiento eficiente de las mercancías.
Este concepto se refiere a cualquier movimiento que deba hacer el producto desde que es fabricado hasta que llega a las manos del consumidor. El transporte, almacenamiento e, incluso, la preparación de pedidos son actividades que forman parte del proceso de logística. La eficiencia de todas estas actividades no solo se refiere al modelo físico que se adopte para cada una de ellas, sino también al costo y a la rapidez con que se puedan ejecutar.
Otra de sus funciones es manejar los recursos para encontrar a proveedores ideales, que suplan los productos necesarios para que la cadena de suministro funcione correctamente. Son muchas las empresas que optan por contratar una empresa logística externa, ya que se trata de un proceso muy complejo.

 

Tipos de logística que intervienen en la cadena de suministro

 

Existen cuatro tipos básicos que influyen en la cadena de suministro.

Logística de aprovisionamiento
Es la parte que se ocupa de gestionar los suministros que se requieren para la elaboración y fabricación de los productos, así como para su venta. Para que se lleve a cabo de manera eficiente, es necesario seleccionar proveedores, establecer las cantidades precisas del stock y la frecuencia de aprovisionamiento del mismo.

Logística de producción

Dentro de estas actividades se contemplan todas las relacionadas desde la compra de la materia prima hasta la posterior creación del producto terminado. La finalidad es la de generar una reducción del lead time, es decir, del tiempo de fabricación.

Logística de distribución

Interviene justo después de la fabricación del producto, y es la logística del transporte. Su función es garantizar que los bienes fabricados lleguen al cliente de forma eficiente y rápida, en la forma y las cantidades previamente acordadas con este.

Logística inversa

En este caso, se gestionan las devoluciones de los productos. Las actividades relacionadas con esta son las mismas que se utilizan para los demás tipos de logística. Sin embargo, se debe planificar cuidadosamente para que no interfiera con otras actividades del almacén.

Como se puede apreciar, la cadena de suministro cumple también con otras funciones que forman parte de procesos alternativos.